En determinadas fechas se realizan campañas –frecuentemente de alcance nacional- de recogida de alimentos en lugares de pública concurrencia: supermercados, oficinas bancarias, oficinas de correos, colegios o empresas. Estas campañas, en muchas ocasiones gestionadas desde FESBAL, dirigen los alimentos recogidos en una zona geográfica directamente al Banco de Alimentos más próximo, que los redistribuye a las entidades benéficas de la zona.