Los alimentos son comprados en su mayoría con fondos del programa europeo FEAD de ayuda a las personas más desfavorecidas. Este es un programa a través del cual los Organismos europeos dedican unos fondos a estas ayudas, con el compromiso del estado perceptor de complementarlos con una cantidad proporcional.

Estos fondos, gestionados por el FEGA, se dedican a comprar alimentos (cuando los haya, excedentes agrarios) a empresas productoras y canalizarlos a través de un conjunto de Organizaciones auxiliares hasta las personas beneficiarias.