Los voluntarios pueden realizar un gran abanico de actividades de colaboración, desde las de ayuda administrativa, diseño y mantenimiento de la web, control de presencia en redes sociales, hasta la gestión de voluntarios, gestión de compras, coordinación de campañas, organización de eventos, clasificación de alimentos, preparación de envíos, etc. Esta relación no es exhaustiva, sino tan solo orientativa, y además se irá incrementando a medida que aparezcan nuevas ideas o necesidades, proyectos que creemos que podemos poner en marcha más adelante, mejoras en los procesos… y todas aquellas sugerencias procedentes de los propios voluntarios que puedan ponerse en marcha.

En la ficha de inscripción de voluntarios –requisito imprescindible para formar parte del colectivo- se pueden indicar las actividades que un voluntario considera que puede o desea desempeñar; ello facilita la asignación de tareas y la localización de voluntarios para un trabajo específico.

Asimismo, en la misma ficha, se indica el nivel de disponibilidad del voluntario, tanto en horario como en frecuencia y días de la semana. De este modo es posible establecer plantillas para la realización de eventos y no es necesario molestar telefónicamente a los voluntarios buscando disponibilidades.